JeuSeguros

GARANTÍA AL ARRENDAR:

3 BENEFICIOS DE UNA PÓLIZA DE ARRENDAMIENTO

Una propiedad guarda un lugar importante en nuestro corazón ya que han hecho parte de nuestros recuerdos y experiencias. ¿Recuerdas esa sala en donde jugabas con tus papás de pequeño o el cuarto donde jugabas con tus hermanos o primos? Bueno, encontrar a alguien a quien alquilar tu inmueble que lo cuide bien, que pague a tiempo y que sea buen vecino no es tan fácil.

¿Pero qué podemos hacer al respecto?

Una póliza de arrendamiento es una excelente opción para liberarse de la incertidumbre al arrendar. Es una garantía en la que se le paga al propietario el arriendo, los servicios, la administración y los posibles daños que pueda tener el inmueble, en caso que el arrendatario o inquilino no pague a tiempo.

El dueño de la propiedad se comunica con una aseguradora o un intermediario solicitando el servicio y estos son los encargados de gestionar todo el proceso para brindarle tranquilidad con su inmueble, protegiéndolo de situaciones inesperadas.

Beneficios

1. MÁS TRANQUILIDAD AL ELEGIR INQUILINO: Una de los retos más comunes que se presenta a la hora de arrendar un inmueble es saber si el inquilino es una persona seria, comprometida, responsable, si está trabajando o si tiene capacidad económica para pagar el arriendo, entre otros detalles que generen seguridad para proceder con el contrato. En este caso, no te tocaría pasar por todo ese papeleo y análisis ya que la póliza se encargará de eso, para brindarte la mejor opción de inquilino.

2. TRANQUILIDAD Y PROTECCIÓN: Sin duda el 2020 y este 2021 nos ha demostrado que la vida es impredecible e inconvenientes vamos a tener todo el tiempo: la póliza de arrendamiento ampara imprevistos como olvidar pagar la administración, que el inquilino no ha pagado y es incómodo cobrarle, que debido al clima hay accidentes o calamidades. Despreocúpate que la póliza protege tu patrimonio.

3. REPARACIONES: Sufrir de daños es inherente a tener una propiedad; goteras, problemas con tuberías, cortos circuitos, humedades; no falta el dolor de cabeza, pero ¡las pólizas te lo ahorran! Muchas de las ofertas en el mercado incluyen asistencia a su inquilino cuando de emergencias y situaciones comunes se trata.

Comprar un inmueble y arrendarlo es una inversión que se debe cuidar bastante para que no se convierta en un dolor de cabeza, asegura tu patrimonio y regálate esa tranquilidad que te mereces.